lunes, 5 de octubre de 2015

PAROS PRODUCTIVOS SIN CONVOCATORIAS SINDICALES



El país no está en una masiva situación de huelgas o de paros laborales, al menos nadie los ha convocado, salvo por supuesto, algunos  conflictos puntuales por los recurrentes temas salariales, de despido y de incumplimiento de convenios colectivos. Pero lo que llama la atención es que cada día se agregan actividades a un estatus que sin ser convocado por las organizaciones laborales sean de trabajadores o de empresarios, al final es similar en términos de parálisis  productiva a lo que sería la convocatoria a huelgas o paros laborales. Se puede mencionar que hay casos de convocatorias a paralizaciones, cuando ya el ente o incluso el sector está semi paralizado.


  Muchas empresas están paradas parcial o totalmente por no tener materias primas, o insumos necesarios, o equipos de producción que tienen una avería y requieren una pieza o reparación, y mucho de todo esto son divisas para adquirir lo necesario. El modelo de producción endógeno, se hizo más exógeno en estos últimos años. Así también el modelo extractivista se ha acentuado, requiriéndose más importaciones.


  Las parálisis son visibles en todas los sectores productivas -primario, secundario y algunas específicas del terciario-. En el primer caso tierras y fincas que eran productivas en cultivos y en cría de animales, que hoy son espacios ociosos o mínimamente productivos. Igual se observa en las actividades de pesca. Resultado,  que sin proponérselo los propios actores laborales del campo y del mar, hoy estarían en una situación similar a la de huelga, aunque sin llamarse así.


  En el secundario, quizás el más emblemático de los sectores productivos en ser percibido en constante movimiento; sus imágenes típicas son líneas de producción con materiales que van siendo transformados por los operarios,  a medida que se desplazan en las fábricas y los talleres. Hoy se cuentan multitud de empresas que ya no existen, otras que han reducido sus actividades, total un cuadro similar a huelgas que no las ha convocado ni los sindicatos ni los patronos.


  En el terciario, los espacios del comercio, sean los tradicionales de establecimientos en las calles y avenidas mas comerciales de las ciudades, o en los modernos centros diseñados para la instalación de decenas y cientos de tiendas, organizados para facilitar la actividad comercial y estimular el consumo; hoy, se muestran muchos de estos espacios que se mantienen abiertos con poca mercancía, y otros que ya optaron por cerrar.  


  Lo que si parece estar congestionado a toda hora son los establecimientos que venden alimentos y productos del hogar, pero no por estar vendiendo más, sino por el nerviosismo colectivo que advierte y siente la escasez. No tenemos los índices correspondientes que debería emitir el BCV, pero nuestro índice lo muestran las colas en estos establecimientos, y sus muy incomodos horarios, como ver colas desde la madrugada.


  En correspondencia con lo anterior, una gran cantidad de personas que destinan importantes cuotas de tiempo laboral a la búsqueda de alimentos y productos del hogar, es porque dejan sus ocupaciones en las instituciones en donde son empleados. Se produce por tanto una parálisis oculta de actividad productiva, para algo fundamental como es asegurarse bienes básicos en la vida familiar.


En el transporte vemos que las empresas de aviación, las de transporte  terrestre de carga y de pasajeros, reportan la gran cantidad de unidades paralizadas por falta de repuestos. Los afectados pagan sumas escandalosas por piezas para corregir averías. Hay de hecho un paro de transporte por la cantidad de unidades que deberían estar circulando y no lo están.


  En la salud, los centros de asistencia a la salud, se reporta la disminución de los actos médicos y odontológicos, de los exámenes y de las cirugías por carencia de materiales. Hay una paradoja, la salud de la población resintiendo más por dificultades alimentarias, de empleo, de generación de ingresos, de sosiego, al tiempo que los centros de salud atienden menos personas.


  En las universidades se activan debates que destacan las precarias condiciones para los actos necesarios para la enseñanza y la investigación. Se enseña con notable deficit; se nota más en aquellas ciencias que requieren el uso equipos y materiales. Pero igual en todos los campos del saber hace falta un nivel de funcionamiento de los espacios académicos que se garantice la seguridad, la disponibilidad de los recursos, la certidumbre. Hay un abismo entre las necesidades de la sociedad y la manera como el Estado trata a sus centros de formación de conocimientos.


En la Formación Profesional -INCES-, su extendida estructura de centros de formación en todo el país, se encuentran casi paralizados, no obstante los aportes de empresas y trabajadores y la gran necesidad formativa, que requieren jóvenes y los trabajadores en general.

En la administración pública, que se caracteriza por tener jornadas más cortas y al mismo tiempo porosas, hoy también experimenta una cuota adicional de parálisis resultante de continuado proceso de reducciones de recursos, así como de decisiones contradictorias desde las políticas públicas.


  Tanto las centrales sindicales, sabemos que deliberadamente debilitadas por las políticas públicas y haciendo lo necesario para tratar de resolver problemas que le permitan actuar unitariamente, como los gremios empresariales, que de aquel año dos mil dos quedaron temerosos de hacer convocatorias a paros de actividades, hoy todos son testigos de horas, días, semanas de paros de cientos de miles de trabajadores que afectan al conjunto del aparato productivo del país.


  Por supuesto que todos estas paralizaciones lesionan a los ciudadanos, a las familias y a las organizaciones productivas, ya que hay menos productos y servicios, lo poco que hay  de alguna manera genera tensiones, enfrentamientos, corruptelas, mercados negros, mafias y violencia.


  No olvidemos el millón seiscientos mil venezolanos en edad productiva que se han ido del país, y que muy probablemente la mayor parte de ellos estarían engrosando la cifra de parados.

Mientras los ciudadanos palpan todo esto, el BCV, el Ine, MPPPST y otros entes estatales que le deben explicaciones al país, aun no las brindan, y además se nota muy poco esfuerzo para aclarar. El paro de actividades no convocados agrega mas gente y establecimientos cada día.