martes, 6 de junio de 2017

LA REVOLUCION BOLIVARIANA Y SUS CICLOS ECONÓMICOS



Venezuela lleva cuatro años con el peor desempeño económico en toda América Latina y el Caribe. Desde el 2013 al día de hoy ha sido de retroceso económico continuado, y con perspectivas similares para el presente año. Para presentarlo en un marco comparativo véase que desde hace varios años Venezuela tiene la inflación más alta del mundo así como el mayor riesgo país para la inversión extranjera, déficit fiscal de dos dígitos por sexto año consecutivo, las reservas internacionales -2016- más bajas en todo el período chavista. Fijemonos que la economía se contrajo en un 10 por ciento en 2016, más que la de Siria que está en plena guerra. Se estima que la inflación en el 2017 superará un 720 por ciento, casi el doble que Sudán del Sur que ocupa el segundo lugar en la lista de países con mayor tasa, lo que ha convertido al bolívar en una divisa casi sin valor. 

  Para analizar los ciclos económicos que han transcurrido en los 18 años de la Revolución Bolivariana hay que tener en cuenta la opacidad del régimen en el suministro de datos del desenvolvimiento económico. Las entidades estatales responsables de su suministro han cedido a intereses de gobierno mas que sus responsabilidades de estado, y con ello colocando en riesgo una confianza lograda a través de toda su historia institucional. Se trata del Instituto Nacional de Estadísticas -INE- y el Banco Central de Venezuela, este que de organismo tradicionalmente autónomo ha pasado a ser un apéndice gubernamental y brinda información según conveniencias del gobierno. En el presente todo su directorio es propuesto y nombrado por el Ejecutivo. Para ello en el marco de medidas de emergencia se modificó su ley por medio de decretos que eliminaron la potestad que tuvieron por décadas el Parlamento, los gremios de trabajadores y de empresarios de nombrar sus representantes en el Directorio.

   Evidentemente la no publicación de los índices por parte de los entes a quienes corresponden es un incumplimiento de responsabilidades institucionales del Poder Ejecutivo. El Gobierno venezolano ha dejado de publicar los índices más necesarios para orientar la actividad económica, se observan varios años de desinformación que se ha pretendido llenar con propaganda y falta de transparencia al mismo tiempo.  La Asamblea Nacional desde que la oposición asumió la Junta Directiva no ha podido materializar la comparecencia de ningún alto funcionario para que exponga y rinda cuenta de las funciones encomendadas. 

  La RB ha pasado por cinco distinguibles etapas en su evolución económica. 


  1. La primera entre 1999 y 2003, en lo económico inicialmente fue de inercia ya que el gobierno no se ocupó del tema económico, ya que concentró su accionar en la Asamblea Constituyente y la elaboración del nuevo texto, todo ello implicó tres convocatorias al electorado para su participación a lo largo de 1999, un -6% del PIB, y luego las reacciones de su aplicación que se tradujeron obviamente en efectos económicos por la conflictividad abierta con sectores empresariales y laborales confrontados con el gobierno de H Chávez, y que llegaron a crear una situación  que desembocó en un paro casi nacional de dos meses. 
  2. A lo anterior sucede un período de crecimiento extraordinario entre el 2004 y 2008, percibiendo los más altos ingresos petroleros cuyo precio sobrepasó los 100$ el barril; el boom de las materias primas por la demanda China y de otros países emergentes. 
  3. La crisis global y la baja del petróleo determinan dos años de descenso del PIB, el 2009 y 2010, que con los ingresos extraordinarios del período anterior pudo evitar mayores consecuencias.
  4. Los años 2011 y 2012 otra vez los precios petroleros suben y la economía muestran cierta recuperación, pero ocurre en sectores no determinantes  en la estabilidad productiva como es la construcción de viviendas, comercio y servicios, con notables componentes importados. Por el contrario los sectores primario (agricultura, ganadería, pesca, minería) y secundario (manufactura) no son la base de este crecimiento, muy por el contrario hay un estancamiento en casi todas estas ramas productivas.
  5. Finalmente el actual período que ya va por cuatro años consecutivos (2014-2017) de descenso del PIB, luego de un estancamiento en el 2013, hacen de este quinquenio transcurrido del gobierno de N Maduro una radical regresión no conocida en la Venezuela petrolera de casi un siglo. En buena medida es esta situación de mal manejo de los recursos lo que ha levantado los primeros malestares, por el efecto de la escasez de alimentos y medicinas en la población a todos los niveles. Luego por el manejo de estas situaciones se agregaron otros factores para llevar el país a un nuevo ciclo de protestas que excede las anteriores, vista la movilización de personas y los más diversos lugares del país.