domingo, 6 de octubre de 2013

Cincuenta años de Estudios de Relaciones Industriales y asuntos pendientes

Estamos en la celebración del año jubilar de los estudios de Relaciones Industriales en la Universidad de Carabobo, cincuenta años han transcurridos desde la creación del Departamento en 1963 para encarar estos estudios, que pocos años más tarde devino en Escuela, en el marco de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales.

 

  Para entonces estábamos en pleno despegue de la industrialización por sustitución de importaciones. El Estado Carabobo a través de sus líderes, jugó un papel protagónico en gestionar la aprobación de políticas públicas, que favorecieran la instalación de plantas industriales en su suelo.

 

   El antecedente de esta denominación para una disciplina profesional en Venezuela, no pasaba de las denominaciones que para entonces habían logrado establecerse en las compañías petroleras y otras pocas empresas mineras e industriales. Ellas asignaban esta denominación, a sus funciones de gestión del personal y relaciones gerenciales con los sindicatos.

 

  Para entonces en la Universidad de Carabobo las carreras existentes eran con una abierta orientación empresarial, sin espacios para desarrollar ejercicios académicos que reconocieran que se trata de una relación bilateral de la empresas con los trabajadores y sus organizaciones. Por tanto es razonable deducir que la denominación de Relaciones Industriales, no guarda una relación con la literatura ya existente, de origen fundamentalmente anglosajona, que asignaba la denominación de RRII al estudio de la dinámica, controversial y compleja relación de empresas y trabajadores organizados, en el marco de la búsqueda de sociedades más justas, participativas y mejoramiento del bienestar colectivo. Además en la academia venezolana no se habían promovido estos estudios en el resto de las universidades existentes, aunque ha de señalarse que la iniciativa de la UC es coincidente con iguales propósitos en la Universidad Católica “Andrés Bello”.

 

   Los estudios de RRII se iniciaron con la pretensión de formar personal para las empresas manufactureras en la región central del país, que recién se habían instalado o estaban en pleno proceso de hacerlo. Igualmente de los estados occidentales y orientales provenían jóvenes interesados en este campo, ya que en sus regiones se tenían referentes de esta disciplina, por la presencia de las compañías extranjeras dedicadas al petróleo y al hierro, luego se extendió la demanda con las empresas de energía, de acero y de aluminio.

 

   Hay que destacar que el sector público no era un destinatario importante de estos estudios. La centralización de las instituciones y la manera como se manejaban los asuntos públicos no permitían mayor profesionalización en el manejo de los asuntos de personal. No fue sino hasta inicios de la década del setenta, cuando se empieza a implantar la carrera administrativa en Venezuela, y gradualmente los temas de las RRII empiezan a ocupar un lugar en gestión de la administración pública. Todo esto contribuyó obviamente a que el énfasis de la formación de RRII era empresarial privado.

 

    Pero mirando este inicio luego de cinco décadas, importa exponer una reflexión, en torno al asunto de las distintas visiones y dimensiones de este campo disciplinario. Es cierto que ha habido en nuestro país y el mundo la disyuntiva entre otorgar a las RRII un énfasis en los asuntos gerenciales, lo que implica una visión más acotada y de orientación instrumental para los fines de la empresa por un lado, y por el otro,  la visión que apunta a reconocer que la relación eje de los actores centrales – empresas y trabajadores - no se circunscribe a un asunto sólo de la empresa o gerencial, sino que ha de considerar a los trabajadores y sus organizaciones, en tanto actores con intereses que incluyen aquellos coincidentes con los de la empresa, pero también incluye los intereses propios, por tanto ello representa una visión más amplia. Al final se tiene en consideración, que la producción para la sociedad es un asunto, que encaran con igual responsabilidad capital y trabajo.

 

  El cincuentenario de los estudios de RRII es oportuno para dirigir la mirada hacia algunos problemas que resaltan en el campo de lo laboral. Admitiendo que el punto de partida de estos estudios es centrar su atención en el estudio de el Trabajo, no podemos dejar de mencionar que el modo como han venido evolucionando hechos, acontecimientos e instituciones en este campo requieren una reflexión y revisión.

 

  Por la necesidad de la cortedad en la extensión, solo mencionaremos que la producción de políticas públicas relacionadas con lo laboral distan notablemente de experiencias reales alcanzadas en medio siglo de estos estudios en nuestro país. Aunque en otras contribuciones ya hemos analizado, es necesario mirar como persisten perversiones en la vida de el Trabajo,  hechos como la violencia predominante en medios productivos, el trabajo esclavo, el trabajo de menores, la discriminación y el sectarismo en el ingreso al empleo estatal, la criminalización de la protesta laboral, todas manifestaciones regresivas. En los cincuenta años de estos estudios en el país hay acumulado un acervo que el país debe aprovechar para luchar contra estas desviaciones.