sábado, 5 de enero de 2013

MOTIVACIÓN PARA EL TRABAJO



            Recientemente se me pidió orientación en el tema Motivación para el Trabajo. Respondí preguntando si se trataba de un asunto en el plano específicamente individual, o en un plano colectivo. Entendiendo también que hay combinaciones entre ambos. Quienes tienen responsabilidades en la gestión de personal, frecuentemente lidian con casos particulares y/o situaciones colectivas de baja motivación para el trabajo. Es una de sus tareas centrales y de las más desafiante.

            El análisis de la motivación en el plano individual se concentra en la dimensión psicológica, en tanto al aludir a la dimensión colectiva, se agregan consideraciones políticas y económicas, que están usualmente comprendidas en las políticas públicas de empleo e ingreso, de relaciones de trabajo, de dialogo y convivencia, así como también en las políticas corporativas, cuando el escenario de trabajo es una empresa grande. 

            Coincidiendo con la solicitud de análisis ya expuesta, tuvimos la oportunidad de ver una película dramática, que en alguna medida aborda el tema, llamada “El viaje del Director de Recursos Humanos”, el título original de la película es “The Human Resources Manager”. Producción fílmica israelí, alemana y francesa. Adaptación de la novela “El director de recursos humanos” de Abraham Yehosua.

            El personaje central de la obra es el Gerente de Recursos Humanos de una reconocida empresa de alimentos, cargado de problemas personales que de alguna manera inciden en su trabajo. A nuestro personaje le toca responder  en nombre de la empresa por la situación de una trabajadora extranjera que muere en un atentado suicida, y luego de varios días en la morgue no es reclamada por nadie. Un periodista descubre que es una trabajadora de la empresa, en donde nuestro personaje central ejerce su función gerencial, y de inmediato formula criticas a través de la prensa, destacando la insensibilidad y negligencia de esta empresa.    

            La empresa recibe el negativo impacto de esta nota de prensa,  e inmediatamente delega en el Gerente enderezar este asunto; lo que implica complejas y variadas gestiones que empiezan por reconocer que era una trabajadora temporal que había sido despedida por su jefe inmediato, que si bien tenía titulación universitaria, ocupaba un cargo del más bajo nivel de calificaciones en la empresa, como era la condición de aseadora, y también sin mayores vinculaciones personales en la compañía, pero que aún así permanecía en la nómina. De sus pertenencias, sólo se consiguen como recaudos los recibos de nómina o pago regular de la empresa empleadora.

            Al Gerente de Recursos Humanos, le toca reclamar el cadáver, trasladarse con él al país de origen de la trabajadora inmigrante, Rumania. Y de ahí en adelante ocurren una diversidad de situaciones en un extraño grupo dirigido por el Gerente,  que incluye al ex esposo de la trabajadora, a un rebelde hijo de la fallecida,  un periodista interesado en conseguir problemas en este caso, y una pareja consular israelí en la republica rumana, que les acompañan a localizar y encontrar la familia en un lugar remoto en el interior de Rumania.

            Problema tras problema, hacen de este viaje un autentica aventura que configuran que el Gerente de Recursos Humanos, desarrolle gradualmente un interés y admiración por la trabajadora fallecida y por su hijo huérfano, a tal punto que es un verdadero homenaje el que le brinda a la fallecida en la medida que va transcurriendo esta misión, y por otro lado, redescubriéndose en él su capacidad para cuidar de los recursos humanos, es decir de la gente. Es de suponer que al final nuestro Gerente de esta área, habrá de inducir y estimular reflexiones en su organización que tendrán más en cuenta a la gente que trabaja para la empresa.