domingo, 27 de junio de 2010

Inicio de "El Mundo del Trabajo"

http://www.correodelcaroni.com/content/view/156034/149

Inicio de EL MUNDO DEL TRABAJO
domingo, 27 de junio de 2010
Presentación de los Editores de Correo del Caroní:

* Con esta edición conmemorativa Correo del Caroní da la bienvenida al profesor Héctor Lucena, una voz autorizada en los temas laborales. En distintas ocasiones sus opiniones han esclarecido casos y es conocida en el país su atención al acontecer de los trabajadores de Guayana, tema recurrente en sus investigaciones.

* A partir de esta publicación Lucena, doctor en Ciencias Sociales de la Universidad de Glasgow y actual coordinador del Doctorado en Ciencias Sociales mención Estudios del Trabajo de la Universidad de Carabobo, se incorpora al staff de columnistas fijos del medio y sus artículos serán ubicados en la sesión de Laboral.



Con esta primera entrega damos inicio a la publicación del espacio El mundo del trabajo. Es una grata invitación de Correo del Caroní que se valora por varias razones. Una primera, se trata de un medio impreso que en sus páginas los temas de este mundo ocupan un espacio significativo.

Una segunda razón, ligada estrechamente con la primera, tiene que ver con lo que representa la zona de Ciudad Guayana y sus entornos. Desde fines de la década de los años cuarenta se inició la explotación del hierro, y en la siguiente década adquirió estatura de explotación en gran escala y de ahí la denominación de la “zona del hierro”. El hierro al igual que el petróleo son materiales que la naturaleza brinda para el desarrollo. Con el correr del tiempo, la zona se convirtió en un nuevo polo de desarrollo. Quizás la región en donde se pudo ver más nítidamente la “siembra del petróleo”, enfoque orientador de la distribución de la riqueza petrolera, que nació en los años cuarenta y vino a adquirir cuerpo en infraestructura pública y grandes empresas ya en los años sesenta.

Derivado de lo anterior surge lo inevitable, la región se convierte en un espacio de intensa actividad laboral moderna. Las empresas que se instalan en la región constituyen centros de trabajo que convocaron en su mejor momento cientos de miles de trabajadores, con honda repercusión en otras actividades de la zona y del resto del país. En algún momento hemos introducido una presentación comparando la zona de Guayana con el ABC industrial de Sao Paulo, Brasil, obviamente guardando las proporciones. Esta es una ciudad de catorce millones de habitantes. Pero la convergencia de los trabajadores industriales en los distritos San Andrés, San Bernardo y San Cayetano -de ahí el ABC-, albergó una población trabajadora que adquirió la disciplina del trabajo industrial y devino en organizaciones de trabajadores que dieron lugar a importantes transformaciones en ese gran país, como fue la creación de la principal central sindical y de ella un proyecto político de alcance nacional, que ha logrado ser seguido y compartido por otros sectores de la sociedad.

La zona del hierro
La zona del hierro ha constituido un laboratorio para factorías, Estado y sindicatos. En ella se han innovado las relaciones entre los actores sociales; especialmente para el trabajo en medianas y grandes empresas; que es donde hay mayores posibilidades para unas relaciones que se aproximen a la bilateralidad empresas y trabajadores. En las pequeñas, la asimetría de poder tanto en las relaciones con las grandes, como las que ocurren al interior en lo laboral, no ofrecen mayores opciones para la innovación en las relaciones empresas-trabajadores.

Pero “El mundo del trabajo” no termina con la actividad laboral en las medianas y grandes empresas, ya que lo que ocurre en éstas a la larga tiene repercusión en las pequeñas, y en general en los funcionamientos globales de las relaciones empleadores y trabajadores. También es importante tener presente, que al referirse a empleador, se trata del privado o del público. En el fondo de lo que se trata, es de las relaciones de poder que acompañan al manejo de la producción de bienes y servicios, elemento esencial para el funcionamiento de una sociedad, lo que le da bienestar y calidad de vida.

Finalmente, “El mundo del trabajo” es universal y diverso. El trabajo no es sólo lo que nos da el sustento y el elemento clave para generar los bienes y servicios de consumo social, es una actividad de múltiples dimensiones, que pasan por lo ético, lo psicológico, individual y social, lo antropológico, sociológico, lo institucional, lo religioso, en fin cuando una persona tiene un trabajo, tiene algo más que el sustento cotidiano, y por otro lado, cuando no lo tiene, está mucho más que desempleado, ya que experimenta desafiliación y exclusión, su vulnerabilidad es extrema.

Como las visiones sobre el trabajo y sus relaciones son diversas, bienvenida la oportunidad de hacer esta nota, e intercambiar con los interesados, para ello dejamos estos lugares de encuentro.